Estrellas voladoras: comprensión lectora

ESTRELLAS VOLADORAS

– ¡Mamá, mamá, corre, ven a la ventana! –gritó María.

– ¿Qué pasa?

– Mira. ¡En el jardín hay estrellitas voladoras!

– ¡Qué bonitas son! –contestó la mamá. Pero no son estrellas: son luciérnagas. Se suelen ver en las noches de verano.

– ¿Son peligrosas las luciérnagas!. ¿Pican? –preguntó María.

– No son nada peligrosas –contestó mamá.

María bajó al jardín. Al poco rato volvió a subir gritando:

– ¡Mamá, mamá!. He cogido una luciérnaga y la he metido en este tarro de cristal. La voy a poner en mi cuarto y así me alumbrará toda la noche.

– ¡Oh, pobre luciérnaga!. ¿Crees de verdad que te va a alumbrar?. ¿No ves que ya no tiene luz?

– Porque las luciérnagas tienen luz solamente en la oscuridad –dijo María. Apaguemos la luz y ya verás, mamá.

La mamá apagó la luz. Pero la luciérnaga del tarro no daba ni un rayito de luz.

– ¿Y por qué no alumbra? –preguntó María.

– Porque está triste y se siente prisionera. ¿Qué harías tú si te encerraran?.

María comprendió que debía soltar a la luciérnaga. Se fue a la ventana y abrió el tarro. La luciérnaga salió volando dejando un rastro de luz.

(Silvana Carnevali)

3

4

Comparte ese recurso educativo

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *